Abogados López López

Tus abogados de confianza

IRPH

Índice de Referencia de Préstamos Hipotecarios, o simplemente IRPH. Se trata de un tipo de interés publicado por el Banco de España al igual que el EURIBOR, pero cuya transparencia la han puesto en duda numerosos expertos dada su facilidad para manipularlo.

Dejando de lado la duda sobre su posible manipulación por parte de las entidades bancarias, la jurisprudencia más reciente -en la mayoría de casos- lo ha declarado nulo por abusivo.


La entidad bancaria debe demostrar:

1º. Por qué le insertó al cliente este tipo de interés y no el EURIBOR.

2º. Para que no sea nulo por falta de transparencia, debe demostrar que hubo una negociación previa con el cliente.

3º. Que el consumidor eligió, libre y voluntariamente, el IRPH de entre una variedad de índices.

4º. Que se le mostraron gráficos del histórico de este índice, así como de su previsible evolución futura.

5º. Que, pese a todo lo anterior, le hizo la comparación gráfica con el EURIBOR.

6º. Finalmente, si hizo todo lo anterior, debe evidenciar que el cliente era consciente de lo que estaba contratando, dado que el propio banco conocía que el IRPH siempre había tenido una tendencia más alcista que el EURIBOR.


El Parlamento Vasco, en fecha 4 de febrero de 2016, atendiendo una proposición no de ley de UPyD, solicitó su eliminación como tipo oficial a las autoridades competentes por considerarlo opaco y abusivo.

Un año antes, en Cataluña, el Parlament aprobó una moción en la que solicitaba que se negociara con los afectados por IRPH para que les modificaran éste por el EURIBOR más un punto porcentual.

En la actualidad, los juzgados son más sensibles con los consumidores afectados y están sentenciando en contra de las entidades bancarias, habiendo llegado ya a las Audiencias Provinciales de Álava, Vizcaya, Salamanca, Alicante y Madrid. Algunas quedaron firmes al no ser recurridas por el banco, por lo que ya hay afectados que han recuperado su dinero e incluso todos los intereses que han pagado a lo largo de la vida del préstamo, quedando obligados únicamente a devolver el capital que se les entregó.